Cien empleos menos en Rovira por cierre de Matadero municipal……

La semana pasada se conseguía carne en el municipio de Rovira por 3 mil pesos. Ahora, el precio ha llegado a los 4 mil y hasta 4. 500 pesos debido al cierre de la planta de sacrificio por parte del Invima. 

 Los consumidores se declaran como los más afectados pues algunos piensan que los precios podrían llegar, incluso, a los 6 mil pesos la libra por cuenta de los costos que implican el transporte de la carne desde Ibagué.

Por su parte, las autoridades municipales creen que con el cierre podría aumentar el número de mataderos clandestinos, por lo que anunciaron el incremento de los controles de seguridad, en especial en las carreteras del sector rural.

Los empleados de la planta de sacrificio también están preocupados. Se trata de 100 trabajadores directos y cerca de 400 indirectos que, por el momento, se quedaron sin ocupación.
“Yo soy una de las más perjudicadas, no sé que le voy a llevar a mis hijos para comer. Al menos con el matadero lo poco que se hace sirve para algo, pero ahora nos quedan sólo dudas de lo que va a pasar”, dijo Helena Rojas, una madre cabeza de familia que devenga 40 mil pesos semanales en la planta de sacrificio para el sustento de sus cuatro hijos.

Manuel Castillo, ex presidente del Concejo y líder comunal, manifestó su preocupación, especialmente por las familias más pobres. “El sello del matadero se veía venir desde hace años. Las administraciones anteriores lo habían detenido de diferentes formas, pero la actual es la que desafortunadamente tendrá que asumir este costo político”, puntualizó Castillo.

Actualmente, en los expendios no se consigue carne. El alcalde, Arnoldo Guzmán lamentó la situación.

“Ante el cierre no podemos hacer nada, tenemos es que hacerle las mejoras, lo que el Invima nos propone: poner agua tratada para el lavado de la carne y cambiar el techo, pero lo fundamental es que el mismo gremio haga sus labores de manera responsable, con su uniforme, que no laboren menores de edad, y que entiendan que lo que manejan son alimentos que el pueblo va a consumir”, aseguró el mandatario.

Por ahora, se descarta una movilización por parte de los matarifes. Según la Alcaldía municipal, los trabajos de readecuación para la planta de sacrificio pueden demorar unos dos meses. Mientras tanto, los rovirenses pagarán más y continuarán consumiendo carne de Ibagué.

Tomado del Diario el Tiempo de Colombia

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Be the first to comment

Leave a Reply